Smashing Pumpkins; Un lugar en el siglo XXI

The Smashing Pumpkins regresan con Monuments To An Elegy, y lo hacen publicando su mejor disco en años.

Smashing Pumpkins - Monuments To An ElegyRecientemente veía una entrevista concedida a un canal alemán, en el que Corgan mostraba con una sencillez inusitada en alguien tan egocéntrico como él que el tiempo y los excesos han hecho mella en su físico. Unos kilos de más, arrugas y un rostro cansado que hacían presagiar lo peor. Por suerte nada más lejos de la realidad. Los fans de The Smashing Pumpkins están de enhorabuena. La banda de Chicago vuelve con su mejor disco en mucho tiempo. Los poco más de 39 minutos de duración del disco deben haberle sabido a gloria al bueno de Billy Corgan.

A estas alturas del partido, pócos (más bien nadie) esperaba nada reseñable de Billy Corgan y compañía. Pero a los genios nunca hay que darles por muertos y Corgan es uno de ellos y de los grandes. La mente privilegiada de Siamese Dreams y de Mellancollie And Infinite Sadness regresa con fuerza y frescura creativa. Debe ser difícil ser un icono de tu época y darte de bruces con el paso del tiempo y darte cuenta que ya no eres un referente generacional, que tu tiempo ha pasado, que ya no eres «Cool´´. Ese síndrome de Peter Pan tan común entre las estrellas del Rock, parecía maniatar la creatividad de Billy Corgan en las pobres y escasas entregas de la banda en los últimos años.

Monuments To An Elegy rompe (esperemos que definitivamente) con esa tendencia. El atinado y sutil uso de sintes, mezclado con la tradicional belleza plástica de los riffs de guitarra de Corgan, acercan a la banda de Chicago ligeramente al sonido del siglo XXI. Incluso la colaboración de Tommy Lee ex de Motley Crue a la batería parece haber dotado de energias renovadas al disco. En definitiva, un paso adelante en la carrera de Smashing Pumpkins.