La MODA

Entrevistamos a LA MODA

Anuncio 01

El pasado 25 de octubre nuestro compañero Néstor Hernández se acercó al FNAC de Granada para entrevistar a La Maravillosa Orquesta del Alcohol; La MODA

El día 25 de octubre La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La MODA) se pasó por Granada para dar ofrecer un pequeño acústico y firmar discos.

Nosotros tuvimos el honor de poder entrevistar a David Ruiz, vocalista de la banda, sentados en el suelo entre las estanterías de discos de la Fnac y bajo la atenta mirada de algunos fans que pasaban por allí. Un escenario poco convencional para una entrevista que trata de ser lo menos convencional posible. Este fue el resultado.

Gramola Digital: Bueno, esta es la primera entrevista que hago, pero me he dicho: la voy a preparar como si fuera un periodista profesional, así que me he imprimido la Wikipedia entera de La M.O.D.A. (risas). Bromas aparte, he encontrado algo que me ha llamado la atención: entre los miembros de la banda, aparece Joselito Maravillas como “El reverendo del blues”. ¿Cuál es el origen de este apodo?

David Ruiz: Es que al principio, cuando formamos el grupo, nos pusimos una serie de nombres medio en broma, y simplemente nos sonaba bien El reverendo del blues. Es una anécdota, no va más allá.

GD: Vosotros empezasteis vuestro proyecto musical en 2011 cantando en inglés, pero luego os pasasteis al español. ¿A qué se debió esto?

DR: Fue porque nos dimos cuenta de que en inglés nuestra capacidad de expresar cosas era limitada porque no es nuestra lengua materna, y nuestro dominio de ese idioma llega hasta donde llega. Luego también nos dimos cuenta de que al público le pasaba algo bastante parecido; era difícil conectar con la gente y transmitir lo que nosotros queríamos expresar en un idioma que no fuese el que hablamos todos los días.

GD: Sí. Además, es innegable que parte de vuestro éxito se debe a la calidad de las letras. Podría hacerte otra entrevista entera preguntando solamente por las letras, pero en cuestión me gustaría conocer el significado de Mil demonios.

DR: En el nuevo disco hay dos tipos de letras: unas de un contenido más social, colectivo o exterior que están influenciadas por lo que ves alrededor en la sociedad; y otras, como Mil demonios, que son de un carácter más introspectivo y hablan más de ese mundo interior. En este caso, es una canción que habla de un momento de tristeza, como dice el estribillo, de alguien al que le cuesta mantener la alegría y que, de alguna manera u otra, siempre acaba encontrando ese lado triste. Habla también de esos demonios que todos tenemos en mayor o menor medida, a los que podemos llamar miedo, que te susurran y en muchos momentos te impiden ser como tú eres o como te pide el corazón.

GD: En este último álbum, Salvavida (de las balas perdidas) podemos apreciar un cambio intencionado que os ha hecho avanzar en una nueva dirección. ¿Qué aspectos nuevos que no estuvieran en los otros discos destacarías?

DR: Hemos intentado mantener la esencia del grupo, que es nuestra identidad, pero a la vez hemos incorporado instrumentos nuevos como el clarinete, elementos de percusión que nunca antes habían sonado, la tuba, el vibráfono, el violín trompeta… Sobre todo yo creo que nos hemos liberado todavía un poco más de estructuras o de formas clásicas de hacer canciones que teníamos antes. En los ritmos también hemos introducido novedades, como en La inmensidad. Hay más variedad rítmica que en otros trabajos. Y en las letras lo mismo: hemos dado rienda suelta a todo lo que teníamos sin atarnos para nada. No consideramos que haya sido un cambio radical, sino una evolución, y estamos muy orgullosos del resultado.

GD: Prueba de ello es que con este nuevo disco habéis conseguido colaros en el número 2 de discos más descargados en iTunes y escuchados en Spotify, e incluso habéis subido hasta el número 7 de discos más vendidos. Sin embargo, es innegable que la sociedad ha cambiado muchísimo en los últimos años y la forma de escuchar música también, haciendo que la venta de discos sea un negocio que desciende en picado. La pregunta es directa: ¿qué opinas de la piratería de música?

DR: No tengo una opinión clara, en favor o en contra. Veo que hay cosas positivas y cosas negativas.

Las positivas son que las cultura está al alcance de más gente, que no hace falta tener dinero para poder comprar los discos, como cuando nosotros éramos pequeños, que valían un dineral y no podías escuchar casi música porque no estaba a tu alcance.

La parte mala es que ahora se valoran menos los discos. Se consumen muy rápido y la gente no valora el trabajo que hay detrás de un disco, porque a ellos les llega con un clic en YouTube o en Spotify y quieren novedades y más novedades. Estamos en una sociedad y en un momento en el que la música es de consumo muy rápido y los discos apenas duran. Antes un disco te podía durar mucho más, no te voy a decir toda la vida, pero sí cuatro o cinco años escuchándolo, sacándole los detalles. Ahora hay tanto que es como un buffet, no sabes ya qué comida echarte y no valoras la calidad y lo que ha costado hacer eso.

Luego, la piratería o el no comprar discos originales ha afectado a muchos grupos pequeños. No solo a las grandes discográficas –que también–, pero ellas son poderosas y sacan de todos lados. Tienen el catálogo de los grandes artistas (Los Beatles, Elvis Presley…), por lo que siempre siguen vendiendo discos. La mayoría de listas de ventas a día de hoy siguen siendo de gente que está en discográficas. Entonces, la piratería ha afectado sobre todo a pequeños grupos que no tienen recursos para mantenerse y que no pueden pagar un disco porque no sacan dinero.

Por otro lado, internet ha permitido que cualquiera pueda grabar un disco, colgarlo en la red y que la gente lo escuche. Por eso tengo una opinión muy contradictoria y enfrentada: tiene muchas cosas positivas y algunas negativas.

GD: También quería preguntarte por Diego Galaz, que ha sido vuestro productor musical y arreglista en todos los discos en español, pero no forma parte de la banda. Eso me ha recordado un poco a un disco de Extremoduro en el que definían a un músico de otra banda que había colaborado en el disco de esta forma: “No ha estado presente, tampoco ausente, sino más bien, disperso en el ambiente”. ¿Podríamos decir algo así  de Diego Galaz?

DR: Bueno, nosotros no somos tan geniales respondiendo como Robe (risas). En el caso de Diego, para nosotros ha sido como un mentor, como un hermano mayor, como un guía y un compañero que nos ha descubierto muchos sonidos, instrumentos, arreglos y armonías y del que hemos aprendido un montón. De él y también de su compañero de Fetén Fetén Jorge Arribas, el acordeonista. Hemos hecho un buen equipo con Diego, nos sentimos a gusto, él también nos respeta y entiende lo que hacemos e intenta no cambiarnos, sino ayudarnos a sacar eso que nosotros tenemos ahí y que queremos sacar.

GD: Cambiando un poco de tema: si pudierais revivir a tan solo un músico, ¿a quién sería?

DR: Pues hoy más que nunca aquí en Granada diría Joe Strammer, the The Clash. Bueno, a Joe Strammer y a Camarón.

GD: Y si pudieras hacer inmortal a un músico actual, ¿a quién elegirías?

 DR: (Se lo piensa) Pues igual a Bob Dylan…

GD: Ya habéis anunciado las primeras fechas de esta gira, y el 13 de enero venís al auditorio Manuel de Falla en Granada. Lo malo es que, según me han informado, el concierto es para mayores de 18.

DR: Pues no lo sé, porque es que nosotros no controlamos eso; es la ley la que lo marca. Es una mierda, la  verdad, nos parece fatal, y más en un sitio como en el auditorio Manuel de Falla, donde no se vende alcohol. Resulta un poco desesperante el pensar que hay ciertos espectáculos a los que puede acceder la gente con cualquier edad y que a un concierto no pueda ir todo el mundo. Es una muestra de que hay poca sensibilidad cultural por parte de los gobiernos y las autoridades, y de que no sé si en realidad les interesa tanto como dicen promover la cultura entre los más jóvenes.

A lo mejor les interesa más que nos vayamos de botellón…

Pues igual en el fondo sí, eso  parece ser, porque si no legislarían para permitir que los menores pudiesen asistir, que es lo que tiene que hacer un gobierno.

GD: Hablando de vuestra nueva gira, supongo que ya estaréis haciendo los preparativos. ¿Va a haber alguna escenografía especial? ¿Serán conciertos más largos que en las otras giras?

DR: Claro, eso por supuesto. Ahora intentaremos hacer un repertorio de alrededor de una hora y media de música en el que tocaremos prácticamente los tres discos al completo. Por supuesto, también hemos pensado una escenografía nueva para esta gira (con luces nuevas, por ejemplo) que ya está diseñada y tenemos ganas de que la pueda ver todo el mundo.

GD: Para finalizar la entrevista, me he dejado la pregunta con más valor periodístico, la que seguramente se han preguntado todos los fans alguna vez: ¿cómo prefieres la pizza: con piña o sin piña?

DR: Tío, pues… sin piña (risas).

GD: Menos mal, porque te estabas jugando perder a un fan (risas). Bueno, pues ha sido un todo un placer poder entrevistarte, de verdad. Muchas gracias.

DR: Gracias a ti.

Entrevista de Néstor Hernández Alonso para La Gramola Digital.

Autor entrada: admin