Enrique Bunbury en 10 canciones

Pocos músicos españoles, pueden presumir de la colección de éxitos de Enrique Bunbury. Repasamos 10 de los mejores temas de su carrera.

Si hay un grupo de referencia en el panorama rock estatal este es sin duda Héroes del Silencio. Una banda que ha traspasado fronteras y generaciones. Los maños son ese tipo de artistas que con alguna canción o otra te enganchan y te hacen sumergirte en su particular universo.

La banda fue creada en 1984 en Zaragoza por Enrique Bunbury (Voz y guitarra rítmica), Juan Valdivia (guitarra solista), Joaquin Cardiel (bajo) y Pedro Andreu (batería). Ese mismo año graban su primera maqueta y empiezan a hacer de teloneros de grupos como Alphaville, La Unión o el Último de la Fila entre otros, hasta que en 1987 el productoer de Olé Olé Gustavo Montesano después de verlos en un concierto en Zaragoza recomendó al grupo a la discográfica EMI. Estos les ofrecieron grabar un EP de cuatro temas que llegó a vender 30.000 copias cosa que fue un éxito de ventas para un EP de debut en España.

En 1988 lanzan su primer LP titulado «El mar no cesa», que consiguió ser disco de platino al vender 150.000 copias, con una gira que  hizo que la popularidad de la banda aumentara.

El ex guitarrista de Roxy Music y productor musical, Phil Manzanera fue el encargado de producir el nuevo álbum del grupo. Este seria «Senderos de traición» que se grabó en 1990 entre Madrid y Londres, y que bajo las influencias de bandas como The Cult o New Model Army, se movía entre el pop y un hard rock de corte gótico, con  unas letras oscuras que trataban sobre la ira, frustración, melancolía o las drogas.

El primer gran éxito de la banda fue la canción que abría el disco. titulada «Entre dos tierras». Esta se publicó como single en noviembre de 1990 y se convirtió en un éxito de ventas y de público. La banda, endureciendo su estilo dando más importancia a la guitarras.

En febrero de 1991 la canción llego de forma clandestina a sonar en las radios underground alemanas, hecho que provocó que la multinacional EMI Alemania editara un maxi single con «Entre dos tierras» en versión normal y otra más corta para sonar en las radios y las canciones «Hologramas» y «El cuadro» del álbum en directo «Senda ’91». Esto fue el inicio del éxito de la banda también el país germánico y en otras partes de Europa.

Con el segundo single «Maldito duende» llegó el reconocimiento general de la banda. Llegaron a ser número 1 en los 40 Principales y la canción llegó a convertirse en un clásico, ya no solo del repertorio de la banda, sino de la música española. Llegando a ser interpretadas por diferentes artistas.

El disco «Sendero de traición» llegó a vender más de 400.00 copias y se colocó en en el número uno en ventas a las dos semanas de su publicación. Al éxito de ventas lo acompañó una larga gira que se inició en 1991, con 140 conciertos a los largo de toda la geografía española  y que acabó con conciertos por Alemania, Francia, Suiza y Bélgica. Esta primera toma de contacto con el público europeo continuó en 1992 donde realizaron 54 conciertos por todo el continente y hicieron el salto a México.

Este mismo año 1992 publicaron un doble maxi single titulado «Senda 91» que incluida 8 canciones grabadas en directo el 26 de septiembre de 1991 en Las Rozas. La curiosidad de este disco fue que nunca se puso a la venta y solo se podía conseguir a través de unos tíquets.

A principios de 1993 volvieron a entrar al estudio de grabación, de la mano de Phil Manzanera para grabar su tercer disco, «El espíritu del vino», el álbum que los consagró a nivel nacional e internacional, y que estuvo acompañado de una gira por España, Europa y Latinoamérica.

Después de publicar el disco empezaron una larga lista de 134 conciertos que bajo el nombre de «El camino del exceso», que los llevó a tocar por Europa y América.

Fue en esta gira, dónde incorporaron al quinto miembro de la banda, el guitarrista mexicano Alan Boguslavsky, que habían conocido en su anterior visita al país.

El disco fue un éxito de ventas, llegando al número 1 en España, México, Suiza y Alemania donde vendió 250.000 copias,  y llegaron a sonar en en la cadena musical MTV.

En 1994 después de alargar la gira con la participación en cinco festivales en Alemania y Finlandia, el grupo se toma unas vacaciones y se retiran a reflexionar sobre el futuro de la banda y a preparar el nuevo disco.

En 1995 comienzan a trabajar en su nuevo disco «Avalancha», que llevó novedades a la banda. Cambiaron de mánager, de diseñador gráfico y también de productor. El trabajo cae sobre Bob Ezrin, que había trabajado con gente como Alice Cooper, Pink Floyd, Kiss, Peter Gabriel o Lou Reed entre otros.

Para la grabación del disco, se desplazan hasta Los Ángeles, y impregnan su nuevo trabajo con un sonido más rock y con menos arreglos en la producción, consiguiendo un sonido más directo.

Con un nuevo trabajo bajo el brazo, ese mismo año se lanzan a conquistar el mercado norteamericano, con conciertos por pequeñas salas, después de seguir llenando en España, Europa (dónde a parte de Alemania, llegan a tocar en Hungría, Holanda, Francia, Budapest y Polonia), Latinoamérica, y llegando a ganar el Premio Ondas al mejor videoclip por la canción «Iberia sumergida».

En 1996 actúan en Nueva York y en Miami, dónde reciben el premio al mejor videoclip por «La chispa adecuada», y vuelven a ganar otro Premio Ondas, esta vez en la categoría de mejor grupo de rock en directo.

El final de la gira de «Avalancha» fue grabado en un doble disco en directo titulado «parasiempre», que seria su último disco publicado antes de la separación, para posteriormente en 1998 sacar al mercado un disco de rarezas, después de que Enrique Bunbury, empezara ya su carrera en solitario y publicara «Radical sonora».

Después de la separación del grupo Bunbury, empezó su carrera en solitario. Su primer disco fue «Radical sonora», donde volvió a contar con la colaboración de Phil Manzanera como productor, y el propio Bunbury en la coproducción.

«Radical sonora», salió a la venta en 1997 y supuso un cambio radical en la carrera musical de Enrique Bunbury, separándose por completo del sonido de Héroes del Silencio, con un disco cargado de electrónica, psicodelia y toques de música árabe.

Al contrario que pasaba con los discos de Héroes del Silencio la crítica recibió positivamente este nuevo disco, pero el público en general no. En la mayoría de sus conciertos, empezó a recibir abucheos, y gritos de «Héroes, Héroes» y hasta le llegaron a lanzar una pierda en un concierto en Zaragoza, cosa que le hizo plantearse llegar a dejar la música.

En 1999 Bunbury vuelve a grabar un nuevo disco titulado «Pequeño», un trabajo que deja de banda la electrónica, aunque continua las referencias a la música mediterránea y incluso llega ha sonar alguna ranchera.

El disco, fue grabado por completo en los estudios «El Cortijo» de Ronda (Málaga) y fue producido por el propio Bunbury.

Este tuvo una mejor acogida por parte del público cosa que se tradujo en un larga gira de presentación del disco que se alargó 2 años y contó con casi 100 conciertos, de los que salió un álbum en directo en formato CD y DVD grabado en abril del año 2000 en el Hard Rock Café de Ciudad de México, titulado «Pequeño cabaret ambulante».

Una vez acabada la larga gira de presentación de «Pequeño», Enrique Bunbury se trasladó a Tarragona donde empezó a componer su tercer disco de estudio, que fue grabado en los estudios Music Lan de Avinyonet de Puigventós en la provincia de Girona.

«Flamingos» salió a la venta en 2002 y llegó a vender en  poco tiempo más de 300.000 cópias. Para este contó con la colaboración de diferentes músicos como Shuarma, Kepa Junqueras, Quimi Portet, Jaime Urrutia o el músico catalán Adria Puntí entre otros.

Este es el disco que afianza la carrera de solista de Bunbury. Se convierte en disco de oro  y de nuevo empieza una larga gira que lo llevará por España, Latinoamérica y hasta el Central Park de Nueva York.

Esta gira al igual que la anterior también se convierte en un DVD en directo, que bajo el nombre de «Una cita en Flamingos», recogía el concierto que el músico hizo en las Fiestas del Pilar de Zaragoza.

Como ya hemos dicho, «Flamingos» fue un punto de inflexión en la carrera como solista de Enrique Bunbury. Este disco lo consolidó como tal he hizo olvidar su pasado con Héroes del Silencio.

En 2004 publica el disco conceptual «El viaje a ninguna parte» donde explica cada canción una historia sobre sus aventuras por el viaje a Centroamérica que el artista realizó, y es calificado como uno de sus mejores trabajos en solitario.

En 2005 publica «Freak Show» un CD y DVD en directo que recoge la gira en directo que Bunbury hizo con los músico Carlos Ann, Nacho Vegas, Iván Ferreiro y Mercedes Ferrer, y que simulaba un circo.

2007 serie un año de gracia, no solo para los fans de Enrique Bunbury en solitario (En 2006 había publicado el CD recopilatorio «Canciones 1996 – 2006», y en 2007 el DVD «Los vídeos (1996 – 2007), sino también para los fans de Héroes del Silencio, ya que coincidiendo con los 10 años de su separación, la banda vuelve a reunirse para celebrar 10 conciertos, que servirían para poner punto y final definitivamente al grupo.

Después de esto, Bunbury continuó con su carrera en solitario.

En 2008 volvió con un disco de estudio titulado «Hellville de Luxe» donde Phil Manzanera volvió a ser el productor. El primer single del disco «El hombre delgado que no flaqueará jamás» se vio envuelto en la polémica ya que se acusó al cantante de plagio, por incluir en su letra textos del poeta Pedro Casariego, sin acreditar su autoría.

Polémicas a parte, la carrera de Enrique Bunbury ha continuado con éxito. «Las consecuencias», publicado en 2010 fue disco de oro en España, y después de este disco vuelve a sacar un álbum en directo, titulado «Gran Rex», en formato CD, DVD, vinilo y en formato online, que recoge los conciertos realizados en noviembre de 2010 en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires.

En 2011 vuelve con un disco de estudio, que bajo el nombre de «Licenciado Cantinas», versiona canciones del cancionero latinoamericano con temas de Agustín Lara, Luoie Ortega, Casas Padilla o Atahualpa Yupanqui entre otros.

El disco de estudio «Palosanto» grabado en 2013 y el directo «Madrid, Área 51» son los dos últimos discos publicados por el maño hasta la fecha.

Puede crear odio, amor, rechazo, ira, rabia, adoración, pero lo que está claro es que Bunbury es un artista de la cabeza a los pies y que por mucho que lo intentes al escuchar alguno de sus temas, ya sea con Héroes del Silencio o en solitario, no te va a dejar indiferente.

Extra:
Como contenido extra, podéis ver clicando aquí el documental titulado «Bunbury porque las cosas cambian», que repasa la trayectoria del cantante.

Foto Portada: www.enriquebunbury.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en las redes

Este es nuestro Facebook Mira nuestro Twitter