Judith Mateo; la violinista del rock

Anuncio 01

La violinista Judith Mateo publica su disco “Rock is my life”, donde reinterpreta con su violín grandes clásicos del rock.

Para aquellos que pensaban que el rock and roll es cosa solo de guitarras eléctricas, baterías con doble bombo, bajos pesados, voces afiladas y algún teclado, pero sin abusar, la violinista conquense Judith Mateo, les ha dado de bruces con la realidad, sacándose de la manga su primer disco en solitario titulado “Rock is my life”, donde armada con su violín reintrepeta de forma magistral algunos de los mejores temas del rock de todos los tiempos.

Deep Purple, Metallica, Lou Red, AC/DC, ZZ Top o Green Day, son algunas de las bandas que pasan por el sedal de Mateo que las reinterpreta, las adapta a su estilo y les imprime una nueva visión a unas grandes canciones que adquieren una nueva dimensión.

El disco de se abre con el clásico de los Deep Purple “Smoke on the water” donde Judith Mateo respeta el clásico riff de guitarra y cambia la voz por la melodia de su violín.

A “Smoke on the water” la sigue el tema que da título al disco “Rock is my life” de Bachman&Turner. En esta ocasión Mateo cuenta con el apoyo a las voces del cantante Chuse Joven, que ha realizado la adaptación de la canción al castellano, consiguiendo una personalidad característica.

El tercer tema del disco es “Nothing else matters” de Metallica, quizá la versión que menos sorprende en esta reinterpretación ya que por todos es conocida la genial versión que la banda hizo en en su disco S&M con una base orquestral. De todos modos, Judith Mateo consigue hacerse suya la canción y darle ese toque personal que hace de esta nueva versión del clásico de Metallica un gran tema.

El disco sigue con “Thunder” de AC/DC donde la voz principal es el violín, una opción para substituir a Brian Johnson que seguro traerá menos polémica que Axl Rose.

“La grange” de los geniales barbudos ZZ Top, “More than a feeling” de Boston, “Sweet home Alabama” de Lynyrd Skynyrd y “Cotton eye Joe” de Rednez son los temas que siguen en el disco, pero entre medio se cuela la versión más curiosa, el “Basquet case” de Green Day.

Si reinterpretar clásicos del rock con violín tiene sus riesgos, hacer lo mismo de un tema mítico del punk rock como “Basket case” hace saltar todas las alarmas, pero Judith Mateo consigue darle la expresividad y la fuerza necesaria a la canción y que el violín se convierta en la pieza fundamental del tema dandole así un giro a la canción que la hace genial.

El disco se cierra con “Walk on the wild side” de Lou Reed que es el final fantástico para un disco repleto de joyas, que hacen mirarte estos grandes temas de otra forma.

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *